2020: un año adaptativo

2020: un año adaptativo

2020: un año adaptativo

2020: un año adaptativo

2020: un año adaptativo

"Las organizaciones están aprendiendo nuevas formas de vivir, las que requieren una serie de cambios técnicos, pero también adaptativos que les ayuden a abordar de mejor manera este contexto sin precedentes, el cual requiere gran resiliencia y accountability".

"Las organizaciones están aprendiendo nuevas formas de vivir, las que requieren una serie de cambios técnicos, pero también adaptativos que les ayuden a abordar de mejor manera este contexto sin precedentes, el cual requiere gran resiliencia y accountability".

"Las organizaciones están aprendiendo nuevas formas de vivir, las que requieren una serie de cambios técnicos, pero también adaptativos que les ayuden a abordar de mejor manera este contexto sin precedentes, el cual requiere gran resiliencia y accountability".

"Las organizaciones están aprendiendo nuevas formas de vivir, las que requieren una serie de cambios técnicos, pero también adaptativos que les ayuden a abordar de mejor manera este contexto sin precedentes, el cual requiere gran resiliencia y accountability".

"Las organizaciones están aprendiendo nuevas formas de vivir, las que requieren una serie de cambios técnicos, pero también adaptativos que les ayuden a abordar de mejor manera este contexto sin precedentes, el cual requiere gran resiliencia y accountability".

Por Claudia Marfin

Por Claudia Marfin

Por Claudia Marfin

Por Claudia Marfin

Noticia.Foto.Principal.1

Columna de opinión publicada originalmente en El Mercurio
15 de diciembre de 2020

Columna de opinión publicada originalmente en El Mercurio
15 de diciembre de 2020

Estamos en la recta final de un año marcado por importantes cambios políticos, económicos, sociales y sanitarios que no sólo han puesto al mundo de cabeza generando en las personas gran angustia, estrés y confusión, sino que también nos han obligado a sacar a relucir en su máximo esplendor nuestra capacidad más importante de supervivencia: la adaptación.
 
Lo mismo ha sucedido a nivel empresarial. Independientemente de la industria, las compañías han debido enfrentar una serie de cambios sin precedentes que, con suma urgencia, las han obligado a tratar de adaptarse para sobrevivir o aprovechar la oportunidad de crecimiento que ofrece el nuevo contexto. Es así que, por ejemplo, grandes ganadores como el ecommerce han tenido que desarrollar nuevas capacidades logísticas y de comunicación para abordar con éxito el boom que han tenido, mientras que otros players afectados negativamente han tenido que explorar nuevas oportunidades de negocio y replantearse sus propuestas de valor.
 
De este modo, al igual que las personas las organizaciones están aprendiendo nuevas formas de vivir, las que requieren una serie de cambios técnicos, pero también adaptativos que les ayuden a abordar de mejor manera este contexto sin precedentes, el cual requiere gran resiliencia y accountability. Esta ecuación significa que, por ejemplo, para el teletrabajo no sólo es necesario tener la tecnología disponible y herramientas digitales, sino también aprender nuevos procesos y desarrollar nuevas habilidades para trabajar en un ambiente completamente diferente y con una gran carga emocional. En el caso de los líderes, estos además requieren desarrollar con fuerza nuevas capacidades como la empatía, la conexión emocional  y la comunicación efectiva, para guiar a sus equipos a la distancia, manteniendo la motivación y una cultura de trabajo positiva.
 
Sin duda 2020 ha sido un año adaptativo para todos nosotros, que ha generado la necesidad de impulsar un cambio a nivel personal y colectivo, pues la pandemia y la crisis que ha generado provocan que cada decisión que tomemos o acción que ejecutemos, afecte como nunca antes a muchas personas. Es cierto que la autoridad y los líderes tienen un rol clave en todo esto, pero también es bueno tener muy presente, sobre todo en este período de reflexión y de cierre e inicios de ciclos, que el proceso de cambio, incluso a nivel organizacional, comienza por uno mismo. Y tú, ¿cómo contribuirás a que el 2021 sea mejor para todos?

Estamos en la recta final de un año marcado por importantes cambios políticos, económicos, sociales y sanitarios que no sólo han puesto al mundo de cabeza generando en las personas gran angustia, estrés y confusión, sino que también nos han obligado a sacar a relucir en su máximo esplendor nuestra capacidad más importante de supervivencia: la adaptación.
 
Lo mismo ha sucedido a nivel empresarial. Independientemente de la industria, las compañías han debido enfrentar una serie de cambios sin precedentes que, con suma urgencia, las han obligado a tratar de adaptarse para sobrevivir o aprovechar la oportunidad de crecimiento que ofrece el nuevo contexto. Es así que, por ejemplo, grandes ganadores como el ecommerce han tenido que desarrollar nuevas capacidades logísticas y de comunicación para abordar con éxito el boom que han tenido, mientras que otros players afectados negativamente han tenido que explorar nuevas oportunidades de negocio y replantearse sus propuestas de valor.
 
De este modo, al igual que las personas las organizaciones están aprendiendo nuevas formas de vivir, las que requieren una serie de cambios técnicos, pero también adaptativos que les ayuden a abordar de mejor manera este contexto sin precedentes, el cual requiere gran resiliencia y accountability. Esta ecuación significa que, por ejemplo, para el teletrabajo no sólo es necesario tener la tecnología disponible y herramientas digitales, sino también aprender nuevos procesos y desarrollar nuevas habilidades para trabajar en un ambiente completamente diferente y con una gran carga emocional. En el caso de los líderes, estos además requieren desarrollar con fuerza nuevas capacidades como la empatía, la conexión emocional  y la comunicación efectiva, para guiar a sus equipos a la distancia, manteniendo la motivación y una cultura de trabajo positiva.
 
Sin duda 2020 ha sido un año adaptativo para todos nosotros, que ha generado la necesidad de impulsar un cambio a nivel personal y colectivo, pues la pandemia y la crisis que ha generado provocan que cada decisión que tomemos o acción que ejecutemos, afecte como nunca antes a muchas personas. Es cierto que la autoridad y los líderes tienen un rol clave en todo esto, pero también es bueno tener muy presente, sobre todo en este período de reflexión y de cierre e inicios de ciclos, que el proceso de cambio, incluso a nivel organizacional, comienza por uno mismo. Y tú, ¿cómo contribuirás a que el 2021 sea mejor para todos?

Estamos en la recta final de un año marcado por importantes cambios políticos, económicos, sociales y sanitarios que no sólo han puesto al mundo de cabeza generando en las personas gran angustia, estrés y confusión, sino que también nos han obligado a sacar a relucir en su máximo esplendor nuestra capacidad más importante de supervivencia: la adaptación.
 
Lo mismo ha sucedido a nivel empresarial. Independientemente de la industria, las compañías han debido enfrentar una serie de cambios sin precedentes que, con suma urgencia, las han obligado a tratar de adaptarse para sobrevivir o aprovechar la oportunidad de crecimiento que ofrece el nuevo contexto. Es así que, por ejemplo, grandes ganadores como el ecommerce han tenido que desarrollar nuevas capacidades logísticas y de comunicación para abordar con éxito el boom que han tenido, mientras que otros players afectados negativamente han tenido que explorar nuevas oportunidades de negocio y replantearse sus propuestas de valor.
 
De este modo, al igual que las personas las organizaciones están aprendiendo nuevas formas de vivir, las que requieren una serie de cambios técnicos, pero también adaptativos que les ayuden a abordar de mejor manera este contexto sin precedentes, el cual requiere gran resiliencia y accountability. Esta ecuación significa que, por ejemplo, para el teletrabajo no sólo es necesario tener la tecnología disponible y herramientas digitales, sino también aprender nuevos procesos y desarrollar nuevas habilidades para trabajar en un ambiente completamente diferente y con una gran carga emocional. En el caso de los líderes, estos además requieren desarrollar con fuerza nuevas capacidades como la empatía, la conexión emocional  y la comunicación efectiva, para guiar a sus equipos a la distancia, manteniendo la motivación y una cultura de trabajo positiva.
 
Sin duda 2020 ha sido un año adaptativo para todos nosotros, que ha generado la necesidad de impulsar un cambio a nivel personal y colectivo, pues la pandemia y la crisis que ha generado provocan que cada decisión que tomemos o acción que ejecutemos, afecte como nunca antes a muchas personas. Es cierto que la autoridad y los líderes tienen un rol clave en todo esto, pero también es bueno tener muy presente, sobre todo en este período de reflexión y de cierre e inicios de ciclos, que el proceso de cambio, incluso a nivel organizacional, comienza por uno mismo. Y tú, ¿cómo contribuirás a que el 2021 sea mejor para todos?

Estamos en la recta final de un año marcado por importantes cambios políticos, económicos, sociales y sanitarios que no sólo han puesto al mundo de cabeza generando en las personas gran angustia, estrés y confusión, sino que también nos han obligado a sacar a relucir en su máximo esplendor nuestra capacidad más importante de supervivencia: la adaptación.
 
Lo mismo ha sucedido a nivel empresarial. Independientemente de la industria, las compañías han debido enfrentar una serie de cambios sin precedentes que, con suma urgencia, las han obligado a tratar de adaptarse para sobrevivir o aprovechar la oportunidad de crecimiento que ofrece el nuevo contexto. Es así que, por ejemplo, grandes ganadores como el ecommerce han tenido que desarrollar nuevas capacidades logísticas y de comunicación para abordar con éxito el boom que han tenido, mientras que otros players afectados negativamente han tenido que explorar nuevas oportunidades de negocio y replantearse sus propuestas de valor.
 
De este modo, al igual que las personas las organizaciones están aprendiendo nuevas formas de vivir, las que requieren una serie de cambios técnicos, pero también adaptativos que les ayuden a abordar de mejor manera este contexto sin precedentes, el cual requiere gran resiliencia y accountability. Esta ecuación significa que, por ejemplo, para el teletrabajo no sólo es necesario tener la tecnología disponible y herramientas digitales, sino también aprender nuevos procesos y desarrollar nuevas habilidades para trabajar en un ambiente completamente diferente y con una gran carga emocional. En el caso de los líderes, estos además requieren desarrollar con fuerza nuevas capacidades como la empatía, la conexión emocional  y la comunicación efectiva, para guiar a sus equipos a la distancia, manteniendo la motivación y una cultura de trabajo positiva.
 
Sin duda 2020 ha sido un año adaptativo para todos nosotros, que ha generado la necesidad de impulsar un cambio a nivel personal y colectivo, pues la pandemia y la crisis que ha generado provocan que cada decisión que tomemos o acción que ejecutemos, afecte como nunca antes a muchas personas. Es cierto que la autoridad y los líderes tienen un rol clave en todo esto, pero también es bueno tener muy presente, sobre todo en este período de reflexión y de cierre e inicios de ciclos, que el proceso de cambio, incluso a nivel organizacional, comienza por uno mismo. Y tú, ¿cómo contribuirás a que el 2021 sea mejor para todos?

Estamos en la recta final de un año marcado por importantes cambios políticos, económicos, sociales y sanitarios que no sólo han puesto al mundo de cabeza generando en las personas gran angustia, estrés y confusión, sino que también nos han obligado a sacar a relucir en su máximo esplendor nuestra capacidad más importante de supervivencia: la adaptación.
 
Lo mismo ha sucedido a nivel empresarial. Independientemente de la industria, las compañías han debido enfrentar una serie de cambios sin precedentes que, con suma urgencia, las han obligado a tratar de adaptarse para sobrevivir o aprovechar la oportunidad de crecimiento que ofrece el nuevo contexto. Es así que, por ejemplo, grandes ganadores como el ecommerce han tenido que desarrollar nuevas capacidades logísticas y de comunicación para abordar con éxito el boom que han tenido, mientras que otros players afectados negativamente han tenido que explorar nuevas oportunidades de negocio y replantearse sus propuestas de valor.
 
De este modo, al igual que las personas las organizaciones están aprendiendo nuevas formas de vivir, las que requieren una serie de cambios técnicos, pero también adaptativos que les ayuden a abordar de mejor manera este contexto sin precedentes, el cual requiere gran resiliencia y accountability. Esta ecuación significa que, por ejemplo, para el teletrabajo no sólo es necesario tener la tecnología disponible y herramientas digitales, sino también aprender nuevos procesos y desarrollar nuevas habilidades para trabajar en un ambiente completamente diferente y con una gran carga emocional. En el caso de los líderes, estos además requieren desarrollar con fuerza nuevas capacidades como la empatía, la conexión emocional  y la comunicación efectiva, para guiar a sus equipos a la distancia, manteniendo la motivación y una cultura de trabajo positiva.
 
Sin duda 2020 ha sido un año adaptativo para todos nosotros, que ha generado la necesidad de impulsar un cambio a nivel personal y colectivo, pues la pandemia y la crisis que ha generado provocan que cada decisión que tomemos o acción que ejecutemos, afecte como nunca antes a muchas personas. Es cierto que la autoridad y los líderes tienen un rol clave en todo esto, pero también es bueno tener muy presente, sobre todo en este período de reflexión y de cierre e inicios de ciclos, que el proceso de cambio, incluso a nivel organizacional, comienza por uno mismo. Y tú, ¿cómo contribuirás a que el 2021 sea mejor para todos?

Autor_Claudia.Marfin_blancoynegro

Claudia Marfin
Socia Virtus Partners

Claudia Marfin
Socia Virtus Partners

Psicóloga - Universidad Nacional de Rosario, Argentina
Magíster en Psicología de las Organizaciones - Universidad Adolfo Ibáñez, Chile
Coach - International Coach Federation
Coach Adjunto - IMD Business School

Psicóloga - Universidad Nacional de Rosario, Argentina
Magíster en Psicología de las Organizaciones - Universidad Adolfo Ibáñez, Chile
Coach - International Coach Federation
Coach Adjunto - IMD Business School

Conoce lo que nuestra área de Organización y Personas puede hacer por tu organización.

Inscríbete a nuestro newsletter para recibir mensualmente una selección de nuestros principales contenidos de negocios.

¿Quieres contactarnos? Escríbenos a contacto@somosvirtus.com y conversemos.

Conoce lo que nuestra área de Organización y Personas puede hacer por tu organización.

Inscríbete a nuestro newsletter para recibir mensualmente una selección de nuestros principales contenidos de negocios.

¿Quieres contactarnos? Escríbenos a contacto@somosvirtus.com y conversemos.

Conoce lo que nuestra área de Organización y Personas puede hacer por tu organización.

Inscríbete a nuestro newsletter para recibir mensualmente una selección de nuestros principales contenidos de negocios.

¿Quieres contactarnos? Escríbenos a contacto@somosvirtus.com y conversemos.

 

Conoce lo que nuestra área de Organización y Personas puede hacer por tu organización.

Inscríbete a nuestro newsletter para recibir mensualmente una selección de nuestros principales contenidos de negocios.

¿Quieres contactarnos? Escríbenos a contacto@somosvirtus.com y conversemos.

Conoce lo que nuestra área de Organización y Personas puede hacer por tu organización.

Inscríbete a nuestro newsletter para recibir mensualmente una selección de nuestros principales contenidos de negocios.

¿Quieres contactarnos? Escríbenos a contacto@somosvirtus.com y conversemos.

202012.Claudia.Marfin_El.Mercurio

¿Te pareció interesante? Comparte este contenido en redes sociales:

¿Te pareció interesante? Comparte este contenido en redes sociales:

También te puede interesar

También te puede interesar

También te puede interesar

VP -logo bridge white

CHILE

Rosario Norte 532, Oficina 1301
Las Condes, Santiago.
+56 22 3784000
+569 4467 1255

Rosario Norte 532, Oficina 1301
Las Condes, Santiago.
+56 22 3784000
+569 4467 1255

Rosario Norte 532, Oficina 1301
Las Condes, Santiago.
+56 22 3784000
+569 4467 1255

COLOMBIA

Carrera 9 #77-67, Oficina 203
Bogotá.
+57 1 6065088
+57 317 379 3211

CONECTA CON NOSOTROS