Solo 52% de las mayores empresas de Chile cuentan con un plan claro y robusto para transformarse digitalmente

Solo 52% de las mayores empresas de Chile cuentan con un plan claro y robusto para transformarse digitalmente

Solo 52% de las mayores empresas de Chile cuentan con un plan claro y robusto para transformarse digitalmente

Solo 52% de las mayores empresas de Chile cuentan con un plan claro y robusto para transformarse digitalmente

Solo 52% de las mayores empresas de Chile cuentan con un plan claro y robusto para transformarse digitalmente

Las industrias más maduras digitalmente son Telecomunicaciones, Salud y Servicios Financieros. Por el contrario, las menos avanzadas son Minería y energía, Comercio y retail y Transporte y logística.

Las industrias más maduras digitalmente son Telecomunicaciones, Salud y Servicios Financieros. Por el contrario, las menos avanzadas son Minería y energía, Comercio y retail y Transporte y logística.

Las industrias más maduras digitalmente son Telecomunicaciones, Salud y Servicios Financieros. Por el contrario, las menos avanzadas son Minería y energía, Comercio y retail y Transporte y logística.

Las industrias más maduras digitalmente son Telecomunicaciones, Salud y Servicios Financieros. Por el contrario, las menos avanzadas son Minería y energía, Comercio y retail y Transporte y logística.

Las industrias más maduras digitalmente son Telecomunicaciones, Salud y Servicios Financieros. Por el contrario, las menos avanzadas son Minería y energía, Comercio y retail y Transporte y logística.

Informe.IMDVCL.2021.Landing

La madurez digital de las organizaciones chilenas ha evolucionado lentamente pese a la pandemia. Así lo determina la tercera edición del Índice de Madurez Digital Virtus (IMDV®) de la consultora Virtus Partners, el cual contó con la participación de 297 organizaciones en Chile, incluyendo grandes empresas, pymes, asociaciones gremiales, entidades sin fines de lucro, instituciones públicas y startups.
 
Particularmente, el segmento de grandes empresas experimentó un avance de 6,4 puntos porcentuales respecto a la edición 2020 del estudio, el cual no alcanza a duplicar el incremento de 3,7 puntos registrado entre sus dos ediciones anteriores. En una escala de 0% a 100%, estas poseen un IMDV® de 58,1%, lo que las posiciona en un nivel de madurez digital Medio, levemente por sobre el nivel Inicial. Como señala Juan José de la Torre, Managing Partner de Virtus Digital, se trata de un avance bastante menor al esperado dada la magnitud de los cambios que estamos experimentando. “Si nos vamos al detalle, podemos ver que si bien ha habido un gran salto en cuanto a la incorporación de nuevas tecnologías y procesos, tan solo 67% de las mayores empresas del país cuentan con un propósito para la transformación digital y, aún peor, solo 52% poseen un plan de acción claro y robusto para llevarla a cabo. Es decir, una de cada dos empresas en Chile, no sabe lo que está haciendo en transformación digital y su evolución se basa en reacciones operativas a la contingencia que ha generado la pandemia”, analiza.
 
Lo anterior contrasta con la visión del 81% de las grandes compañías, quienes sostienen que el COVID-19 aceleró sus procesos de transformación digital. Sin embargo, de la Torre explica que lo que se aceleró fue más bien la digitalización, donde nuevas tecnologías fueron incorporadas a las organizaciones con el objetivo de mantenerlas operativas, pero sin un abordaje sistemático de las otras dimensiones claves para un verdadero proceso de transformación digital. De hecho, mientras 100% de las startups señalaron que han revisado sus modelos de negocio frente a la digitalización, solo 65% de las grandes empresas también lo han hecho.
 
En este sentido, Gonzalo Larraguibel, Socio de Virtus Partners, sostiene que para avanzar efectivamente hacia la transformación digital de los negocios es fundamental el foco que le da el equipo de liderazgo. Es más, señala que las organizaciones más avanzadas entienden que este ha dejado de ser una responsabilidad aislada del CIO para convertirse en un esfuerzo estratégico liderado por el CEO con apoyo del Directorio, el cual debe involucrar a toda la organización.
 
“El primer paso para iniciar cualquier proceso de transformación es que tanto el controlador como la alta dirección generen consciencia de la necesidad de cambio, co-construyendo un propósito inspirador y el ambiente socio emocional necesario para que este realmente se produzca. Aquí tan importante como el ser es el parecer, lo que implica involucrarse y colaborar activamente para vencer la natural resistencia a este proceso, generando un mindset que, más allá de centrarse en simplemente reaccionar a los desafíos, se abra a explorar lo nuevo y aprovechar las oportunidades que ofrece este nuevo escenario”, explica.

La madurez digital de las organizaciones chilenas ha evolucionado lentamente pese a la pandemia. Así lo determina la tercera edición del Índice de Madurez Digital Virtus (IMDV®) de la consultora Virtus Partners, el cual contó con la participación de 297 organizaciones en Chile, incluyendo grandes empresas, pymes, asociaciones gremiales, entidades sin fines de lucro, instituciones públicas y startups.
 
Particularmente, el segmento de grandes empresas experimentó un avance de 6,4 puntos porcentuales respecto a la edición 2020 del estudio, el cual no alcanza a duplicar el incremento de 3,7 puntos registrado entre sus dos ediciones anteriores. En una escala de 0% a 100%, estas poseen un IMDV® de 58,1%, lo que las posiciona en un nivel de madurez digital Medio, levemente por sobre el nivel Inicial. Como señala Juan José de la Torre, Managing Partner de Virtus Digital, se trata de un avance bastante menor al esperado dada la magnitud de los cambios que estamos experimentando. “Si nos vamos al detalle, podemos ver que si bien ha habido un gran salto en cuanto a la incorporación de nuevas tecnologías y procesos, tan solo 67% de las mayores empresas del país cuentan con un propósito para la transformación digital y, aún peor, solo 52% poseen un plan de acción claro y robusto para llevarla a cabo. Es decir, una de cada dos empresas en Chile, no sabe lo que está haciendo en transformación digital y su evolución se basa en reacciones operativas a la contingencia que ha generado la pandemia”, analiza.
 
Lo anterior contrasta con la visión del 81% de las grandes compañías, quienes sostienen que el COVID-19 aceleró sus procesos de transformación digital. Sin embargo, de la Torre explica que lo que se aceleró fue más bien la digitalización, donde nuevas tecnologías fueron incorporadas a las organizaciones con el objetivo de mantenerlas operativas, pero sin un abordaje sistemático de las otras dimensiones claves para un verdadero proceso de transformación digital. De hecho, mientras 100% de las startups señalaron que han revisado sus modelos de negocio frente a la digitalización, solo 65% de las grandes empresas también lo han hecho.
 
En este sentido, Gonzalo Larraguibel, Socio de Virtus Partners, sostiene que para avanzar efectivamente hacia la transformación digital de los negocios es fundamental el foco que le da el equipo de liderazgo. Es más, señala que las organizaciones más avanzadas entienden que este ha dejado de ser una responsabilidad aislada del CIO para convertirse en un esfuerzo estratégico liderado por el CEO con apoyo del Directorio, el cual debe involucrar a toda la organización.
 
“El primer paso para iniciar cualquier proceso de transformación es que tanto el controlador como la alta dirección generen consciencia de la necesidad de cambio, co-construyendo un propósito inspirador y el ambiente socio emocional necesario para que este realmente se produzca. Aquí tan importante como el ser es el parecer, lo que implica involucrarse y colaborar activamente para vencer la natural resistencia a este proceso, generando un mindset que, más allá de centrarse en simplemente reaccionar a los desafíos, se abra a explorar lo nuevo y aprovechar las oportunidades que ofrece este nuevo escenario”, explica.

La madurez digital de las organizaciones chilenas ha evolucionado lentamente pese a la pandemia. Así lo determina la tercera edición del Índice de Madurez Digital Virtus (IMDV®) de la consultora Virtus Partners, el cual contó con la participación de 297 organizaciones en Chile, incluyendo grandes empresas, pymes, asociaciones gremiales, entidades sin fines de lucro, instituciones públicas y startups.
 
Particularmente, el segmento de grandes empresas experimentó un avance de 6,4 puntos porcentuales respecto a la edición 2020 del estudio, el cual no alcanza a duplicar el incremento de 3,7 puntos registrado entre sus dos ediciones anteriores. En una escala de 0% a 100%, estas poseen un IMDV® de 58,1%, lo que las posiciona en un nivel de madurez digital Medio, levemente por sobre el nivel Inicial. Como señala Juan José de la Torre, Managing Partner de Virtus Digital, se trata de un avance bastante menor al esperado dada la magnitud de los cambios que estamos experimentando. “Si nos vamos al detalle, podemos ver que si bien ha habido un gran salto en cuanto a la incorporación de nuevas tecnologías y procesos, tan solo 67% de las mayores empresas del país cuentan con un propósito para la transformación digital y, aún peor, solo 52% poseen un plan de acción claro y robusto para llevarla a cabo. Es decir, una de cada dos empresas en Chile, no sabe lo que está haciendo en transformación digital y su evolución se basa en reacciones operativas a la contingencia que ha generado la pandemia”, analiza.
 
Lo anterior contrasta con la visión del 81% de las grandes compañías, quienes sostienen que el COVID-19 aceleró sus procesos de transformación digital. Sin embargo, de la Torre explica que lo que se aceleró fue más bien la digitalización, donde nuevas tecnologías fueron incorporadas a las organizaciones con el objetivo de mantenerlas operativas, pero sin un abordaje sistemático de las otras dimensiones claves para un verdadero proceso de transformación digital. De hecho, mientras 100% de las startups señalaron que han revisado sus modelos de negocio frente a la digitalización, solo 65% de las grandes empresas también lo han hecho.
 
En este sentido, Gonzalo Larraguibel, Socio de Virtus Partners, sostiene que para avanzar efectivamente hacia la transformación digital de los negocios es fundamental el foco que le da el equipo de liderazgo. Es más, señala que las organizaciones más avanzadas entienden que este ha dejado de ser una responsabilidad aislada del CIO para convertirse en un esfuerzo estratégico liderado por el CEO con apoyo del Directorio, el cual debe involucrar a toda la organización.
 
“El primer paso para iniciar cualquier proceso de transformación es que tanto el controlador como la alta dirección generen consciencia de la necesidad de cambio, co-construyendo un propósito inspirador y el ambiente socio emocional necesario para que este realmente se produzca. Aquí tan importante como el ser es el parecer, lo que implica involucrarse y colaborar activamente para vencer la natural resistencia a este proceso, generando un mindset que, más allá de centrarse en simplemente reaccionar a los desafíos, se abra a explorar lo nuevo y aprovechar las oportunidades que ofrece este nuevo escenario”, explica.

La madurez digital de las organizaciones chilenas ha evolucionado lentamente pese a la pandemia. Así lo determina la tercera edición del Índice de Madurez Digital Virtus (IMDV®) de la consultora Virtus Partners, el cual contó con la participación de 297 organizaciones en Chile, incluyendo grandes empresas, pymes, asociaciones gremiales, entidades sin fines de lucro, instituciones públicas y startups.
 
Particularmente, el segmento de grandes empresas experimentó un avance de 6,4 puntos porcentuales respecto a la edición 2020 del estudio, el cual no alcanza a duplicar el incremento de 3,7 puntos registrado entre sus dos ediciones anteriores. En una escala de 0% a 100%, estas poseen un IMDV® de 58,1%, lo que las posiciona en un nivel de madurez digital Medio, levemente por sobre el nivel Inicial. Como señala Juan José de la Torre, Managing Partner de Virtus Digital, se trata de un avance bastante menor al esperado dada la magnitud de los cambios que estamos experimentando. “Si nos vamos al detalle, podemos ver que si bien ha habido un gran salto en cuanto a la incorporación de nuevas tecnologías y procesos, tan solo 67% de las mayores empresas del país cuentan con un propósito para la transformación digital y, aún peor, solo 52% poseen un plan de acción claro y robusto para llevarla a cabo. Es decir, una de cada dos empresas en Chile, no sabe lo que está haciendo en transformación digital y su evolución se basa en reacciones operativas a la contingencia que ha generado la pandemia”, analiza.
 
Lo anterior contrasta con la visión del 81% de las grandes compañías, quienes sostienen que el COVID-19 aceleró sus procesos de transformación digital. Sin embargo, de la Torre explica que lo que se aceleró fue más bien la digitalización, donde nuevas tecnologías fueron incorporadas a las organizaciones con el objetivo de mantenerlas operativas, pero sin un abordaje sistemático de las otras dimensiones claves para un verdadero proceso de transformación digital. De hecho, mientras 100% de las startups señalaron que han revisado sus modelos de negocio frente a la digitalización, solo 65% de las grandes empresas también lo han hecho.
 
En este sentido, Gonzalo Larraguibel, Socio de Virtus Partners, sostiene que para avanzar efectivamente hacia la transformación digital de los negocios es fundamental el foco que le da el equipo de liderazgo. Es más, señala que las organizaciones más avanzadas entienden que este ha dejado de ser una responsabilidad aislada del CIO para convertirse en un esfuerzo estratégico liderado por el CEO con apoyo del Directorio, el cual debe involucrar a toda la organización.
 
“El primer paso para iniciar cualquier proceso de transformación es que tanto el controlador como la alta dirección generen consciencia de la necesidad de cambio, co-construyendo un propósito inspirador y el ambiente socio emocional necesario para que este realmente se produzca. Aquí tan importante como el ser es el parecer, lo que implica involucrarse y colaborar activamente para vencer la natural resistencia a este proceso, generando un mindset que, más allá de centrarse en simplemente reaccionar a los desafíos, se abra a explorar lo nuevo y aprovechar las oportunidades que ofrece este nuevo escenario”, explica.

La madurez digital de las organizaciones chilenas ha evolucionado lentamente pese a la pandemia. Así lo determina la tercera edición del Índice de Madurez Digital Virtus (IMDV®) de la consultora Virtus Partners, el cual contó con la participación de 297 organizaciones en Chile, incluyendo grandes empresas, pymes, asociaciones gremiales, entidades sin fines de lucro, instituciones públicas y startups.
 
Particularmente, el segmento de grandes empresas experimentó un avance de 6,4 puntos porcentuales respecto a la edición 2020 del estudio, el cual no alcanza a duplicar el incremento de 3,7 puntos registrado entre sus dos ediciones anteriores. En una escala de 0% a 100%, estas poseen un IMDV® de 58,1%, lo que las posiciona en un nivel de madurez digital Medio, levemente por sobre el nivel Inicial. Como señala Juan José de la Torre, Managing Partner de Virtus Digital, se trata de un avance bastante menor al esperado dada la magnitud de los cambios que estamos experimentando. “Si nos vamos al detalle, podemos ver que si bien ha habido un gran salto en cuanto a la incorporación de nuevas tecnologías y procesos, tan solo 67% de las mayores empresas del país cuentan con un propósito para la transformación digital y, aún peor, solo 52% poseen un plan de acción claro y robusto para llevarla a cabo. Es decir, una de cada dos empresas en Chile, no sabe lo que está haciendo en transformación digital y su evolución se basa en reacciones operativas a la contingencia que ha generado la pandemia”, analiza.
 
Lo anterior contrasta con la visión del 81% de las grandes compañías, quienes sostienen que el COVID-19 aceleró sus procesos de transformación digital. Sin embargo, de la Torre explica que lo que se aceleró fue más bien la digitalización, donde nuevas tecnologías fueron incorporadas a las organizaciones con el objetivo de mantenerlas operativas, pero sin un abordaje sistemático de las otras dimensiones claves para un verdadero proceso de transformación digital. De hecho, mientras 100% de las startups señalaron que han revisado sus modelos de negocio frente a la digitalización, solo 65% de las grandes empresas también lo han hecho.
 
En este sentido, Gonzalo Larraguibel, Socio de Virtus Partners, sostiene que para avanzar efectivamente hacia la transformación digital de los negocios es fundamental el foco que le da el equipo de liderazgo. Es más, señala que las organizaciones más avanzadas entienden que este ha dejado de ser una responsabilidad aislada del CIO para convertirse en un esfuerzo estratégico liderado por el CEO con apoyo del Directorio, el cual debe involucrar a toda la organización.
 
“El primer paso para iniciar cualquier proceso de transformación es que tanto el controlador como la alta dirección generen consciencia de la necesidad de cambio, co-construyendo un propósito inspirador y el ambiente socio emocional necesario para que este realmente se produzca. Aquí tan importante como el ser es el parecer, lo que implica involucrarse y colaborar activamente para vencer la natural resistencia a este proceso, generando un mindset que, más allá de centrarse en simplemente reaccionar a los desafíos, se abra a explorar lo nuevo y aprovechar las oportunidades que ofrece este nuevo escenario”, explica.

EVOLUCIÓN IMDV® 2018 – 2021 GRANDES EMPRESAS CHILENAS

Gremios e instuciones públicas dan un gran salto

La pandemia aumentó la brecha de madurez digital entre grandes empresas y pymes. En 2020, la diferencia entre ambos segmentos era de 1,5 puntos porcentuales, cifra que se elevó a 2 puntos en 2021. 
 
En tanto, las asociaciones gremiales, que históricamente han sido las menos evolucionadas, en gran medida por su naturaleza menos competitiva, sorprendentemente mejoraron 12,8 puntos porcentuales. Lo mismo sucedió con las instituciones públicas, las cuales experimentaron un destacado avance de 11,3 puntos, que se explica por la importante transformación que ha tenido que impulsar el sector para gestionar de manera adecuada la pandemia y mantener los servicios esenciales del país funcionando.
 
Por el contrario, la Academia es la que menos evolucionó digitalmente. Sumando 1,8 puntos porcentuales respecto a la edición anterior, su IMDV® de 55% la posiciona en el límite entre los niveles de madurez digital Inicial y Medio.  Esto da cuenta de un avance lento, considerando el surgimiento de nuevas formas de estudiar y trabajar con formatos híbridos o 100% remotos.

EVOLUCIÓN IMDV® 2020-2021 POR SEGMENTO

Telecomunciaciones, Salud e Instituciones Financieras a la cabeza

De acuerdo al estudio, las industrias más maduras digitalmente son Telecomunicaciones, Salud y Servicios Financieros. La primera alcanzó un IMDV® de 70%, mientras las otras bordean el 69%, lo que las posiciona en un nivel de madurez digital Medio, cerca de llegar a Avanzado. “Este es un resultado muy positivo y esperable, dado a que esas tres industrias son claves en el funcionamiento social y han cumplido un rol fundamental como “soporte” para continuar operando en este nuevo escenario: telecomunicaciones, como habilitadora de la conexión en tiempos de distancia física; salud para enfrentar la crisis sanitaria y financiera como soporte de la economía”, analiza Marcelo Larraguibel, Socio de Virtus Partners. Sin embargo, enfatiza, aún queda bastante camino por recorrer, por lo que el llamado es a seguir avanzando hacia la creación, transformación y evolución de los modelos de negocio.

En contraste, el informe muestra una menor madurez digital en las industrias de Minería y Energía (50,6%) Comercio y Retail (49,4%) y Transporte y logística (48,6%). Si bien el último ha sido tradicionalmente uno de los sectores menos afectados por el Digital Vortex, Larraguibel señala que la situación de los dos primeros es más preocupante. “El caso de la Minería es de gran relevancia, considerando el peso que tiene esta industria en el crecimiento y desarrollo del país. Por eso, el sector no puede seguir esperando para avanzar en su transformación digital, yendo mucho más allá de la mera incorporación de tecnologías”, indica.

En cuanto al retail, explica que debido a la pérdida de ingresos que ha tenido el sector por efecto de la pandemia y las medidas sanitarias, este ha incurrido en soluciones cosméticas más que a verdaderos procesos de transformación o evolución. Sin embargo, esta industria debe ser consciente de que, más allá del COVID-19, es una de las más amenazadas en este contexto de gran disrupción, donde los cambios del cliente y nuevos players constituyen un peligro latente.

IMDV® POR INDUSTRIA

Startups, el ejemplo de los digitales desde la base

Por lejos, las startups son las más avanzadas digitalmente. Con un IMDV® promedio de 76,4%, estas constituyen el único segmento analizado que se encuentra en un nivel Avanzado de madurez digital.
 
En el último año estas han experimentado un aumento de 15 puntos porcentuales, generando un claro contraste entre su intensidad de cambio versus el de las grandes empresas, que solo avanzaron 6,4 puntos. Además, mientras 45% de las grandes compañías se encuentran en etapas iniciales de madurez digital, un resultado alarmantemente alto, esta cifra se reduce a 14% en el caso de las startups.
 
Actualmente, las startups están capturando una parte importante del mercado al disponibilizar servicios y productos más efectivos, eficientes y responsables ante los ojos de los clientes, impulsadas por nuevas tecnologías y modelos de negocio que generan disrupción en las industrias donde operan, explica de la Torre. “Tal como hemos visto este año con Cornershop, NotCo y Betterfly, entre otras, las startups chilenas están logrando importantes avances en sus planes de crecimiento y expansión global, así como también marcando nuevos récords en el levantamiento de fondos de importantes inversionistas, sumando incluso nuevos unicornios al ecosistema. Sin duda, una tendencia que solo irá al alza y cada vez cambiará con más fuerza el mercado tal como lo conocemos”, analiza.

Conoce lo que nuestra área de Digital puede hacer por tu organización.

Inscríbete a nuestro newsletter para recibir mensualmente una selección de nuestros principales contenidos de negocios.

¿Quieres contactarnos? Escríbenos a contacto@somosvirtus.com y conversemos.

Conoce lo que nuestra área de Digital puede hacer por tu organización.

Inscríbete a nuestro newsletter para recibir mensualmente una selección de nuestros principales contenidos de negocios.

¿Quieres contactarnos? Escríbenos a contacto@somosvirtus.com y conversemos.

Conoce lo que nuestra área de Digital puede hacer por tu organización.

Inscríbete a nuestro newsletter para recibir mensualmente una selección de nuestros principales contenidos de negocios.

¿Quieres contactarnos? Escríbenos a contacto@somosvirtus.com y conversemos.

 

Conoce lo que nuestra área Digital puede hacer por tu organización.

Inscríbete a nuestro newsletter para recibir mensualmente una selección de nuestros principales contenidos de negocios.

¿Quieres contactarnos? Escríbenos a contacto@somosvirtus.com y conversemos.

Conoce lo que nuestra área de Digital puede hacer por tu organización.

Inscríbete a nuestro newsletter para recibir mensualmente una selección de nuestros principales contenidos de negocios.

¿Quieres contactarnos? Escríbenos a contacto@somosvirtus.com y conversemos.

¿Te pareció interesante? Comparte este contenido en redes sociales:

También te puede interesar

También te puede interesar

VP -logo bridge white

CHILE

Rosario Norte 532, Oficina 1301
Las Condes, Santiago.
+56 22 3784000
+569 4467 1255

Rosario Norte 532, Oficina 1301
Las Condes, Santiago.
+56 22 3784000
+569 4467 1255

Rosario Norte 532, Oficina 1301
Las Condes, Santiago.
+56 22 3784000
+569 4467 1255

COLOMBIA

Carrera 9 #77-67, Oficina 203
Bogotá.
+57 1 6065088
+57 317 379 3211

CONECTA CON NOSOTROS